ESPAÑA NECESITA OTRA DERECHA

Hace unas semanas escribí que España necesitaba otro PSOE y argumentaba que muchos de los males que aquejan a España están íntimamente ligados con la postura y las determinaciones que el PSOE esta tomando en los últimos años. Pues bien, si reclamaba que España necesita otro PSOE, de igual manera reclamo que España también necesita otra derecha

Es oportuno observar como  la derecha se ha acostumbrado a ser el niño tonto de nuestra política y como ha ido cediendo espacio democrático para  evitar que le trataran de facha, o de extrema derecha. Incluso, creo que en algunos momentos  ha terminado  por dudar  de su calidad democrática,  considerándose inferior a la de los partidos de izquierda.

En esta posición de debilidad de la derecha  ha tenido mucho que ver la utilización que la izquierda ha hecho del mantra de los fachas, de la usurpación de los principios   y de la legitimación democrática.

Pero ha llegado el momento de que en España tengamos otra derecha. Digo derecha para no perderme en etiquetas, pues así creo que se me entiende. Es hora de acabar con tanto conflicto político, con tanta falta de gobernabilidad, con tantos bandazos, con tantas concesiones, con tanta politización de la justicia, con tanto ordeñar a la vaca patria. En definitiva,  con tanto desbarajuste.  

Y creo que, aunque debió hacerse antes, ahora es el momento,  aprovechando que ha irrumpido un partido como VOX con cierta fuerza en el escenario político, que ha sido capaz de animar a los acomplejados de la derecha a levantar cabeza. Ahora es  el momento de que los partidos moderados den un paso al frente y entiendan que España, y cualquier nación del Mundo,  sin una derecha fuerte es un desastre, como lo vienen demostrando los últimos acontecimientos.

Este paso al frente significa un reagrupamiento de los partidos de la derecha. Para ello es necesario que los lideres de los tres partidos den la talla, que  demuestren su verdadera condición de políticos de altura. Que entiendan que la fragmentación solo supone debilidad. Que no puede haber tres partidos en el mismo espectro parlamentario,  atacando al PSOE y cuidándose de no dejar cancha a sus homólogos. 

Es el momento de dejarse de  celos y de  postureos innecesarios,  y que se   constituya un Partido Moderno para el Progreso de España (PMPE) que  agrupe a todas las derechas y que conviva con un PSOE, y con cualquier otro partido que tenga vocación nacional, para dar a este País la gobernabilidad que se merece.

Yo me imagino que al PSOE esto no le hará mucha gracia y que  prefiera una derecha fragmentada y beligerante, que  puedan escorar en la bancada del  arco parlamentario.  Pero por otra parte esta normalización daría al partido socialista mas tranquilidad para entender que los tiempos de Zapatero han cambiado y que el PSOE no necesita a los independentistas y para dar tranquilidad a los españoles.

España necesita una gobernación mas unida, mas coherente y mas útil. Los destinos de España no pueden estar expuestos a los devaneos, o ambiciones,  de pequeños grupos cuyo interés está lejos del interés  de la mayorías.

Esta entrada fue publicada en POLITICA. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.